Lesiones de rodilla: guía de ejercicios de rehabilitación.

Las lesiones de rodilla son, quizá, una de las afecciones más comunes en las personas, y puede llegar a afectar a personas de diferentes edades y niveles de actividad física.

La rodilla es una zona delicada del cuerpo, ya que conecta directamente el fémur con la tibia y la rótula, y es esencial para garantizar la movilidad y soporte del peso corporal. Interviene directamente en acciones tan habituales como caminar, sentarse, correr… lo que hace que la rodilla sea una de las zonas más vulnerables de nuestro cuerpo.

Las lesiones de rodilla pueden tener diversas causas: 

  • Ejercicio físico, principalmente actividades que ejercen una presión significativa a la articulación, como correr o saltar. 
  • Desgaste físico, ya que  a medida que envejecemos, las estructuras de la rodilla pueden experimentar un deterioro gradual. 
  • Traumatismos por accidentes, caídas o colisiones. 
  • Debilidad muscular por falta de ejercicio físico. 
  • Padecer sobrepeso u obesidad. 
  • Factores anatómicos, cómo la alineación de las piernas o la forma de los huesos de la rodilla. 

Cualquiera de estas causas puede generar una lesión de rodilla que puede afectar significativamente la calidad de vida del individuo. 

En este post, nos centraremos en los procedimientos más habituales para tratar una lesión de rodilla, especialmente en los casos más habituales (deporte y desgaste). 

Lesiones de rodilla más frecuentes

La rodilla contiene múltiples componentes, como ligamentos, meniscos, tendones, músculos y cartílago articular, algo que incrementa la posibilidad de lesiones, si alguno de estos se ve afectado por las causas antes mencionadas. 

A continuación, te detallamos los tipos de lesiones más frecuentes que solemos atender en Artrocare:

Lesiones de ligamentos

Las lesiones de ligamentos de rodilla son desgarros y distensiones, generalmente en el ligamento cruzado anterior (LCA) o el ligamento colateral medial (LCM). En general, el proceso de rehabilitación para las lesiones de ligamentos de rodilla se enfoca en fortalecer los músculos, mejorar la flexibilidad, aumentar la estabilidad y la coordinación, y lograr un retorno seguro a las actividades normales y deportivas del paciente. 

Lesiones de meniscos

Esta lesión afecta a los meniscos de la rodilla, dos estructuras de cartílago en forma de media luna que se encuentran entre el fémur (hueso del muslo) y la tibia (hueso de la espinilla) en la articulación de la rodilla. Para esta lesión, la rehabilitación se focaliza en aliviar el dolor, reducir la inflamación y restaurar la fuerza y la funcionalidad de la rodilla. 

 

guía de ejercicios de rehabilitación para lesiones de rodilla

 

Tendinitis

La tendinitis es una inflamación de los tendones de la rodilla debido al uso excesivo o al envejecimiento del tendón. Para mejorar una tendinitis, la rehabilitación se focaliza en reducir la inflamación y fortalecer los músculos alrededor del tendón afectado. También suelen usarse técnicas de terapia manual (masajes) y otros tratamientos para aliviar el dolor y promover la curación. 

Condromalacia rotuliana 

Esta lesión es un desgaste del cartílago en la parte posterior de la rótula, comúnmente conocida como «rodilla de corredor».  Es una afección común 

entre atletas, y se trata con ejercicios que fortalezcan los músculos alrededor de la rodilla, además de buscar la alineación y estabilidad para descomprimir la carga sobre la rótula. 

Artritis 

La artritis es una inflamación crónica de la articulación que afecta al cartílago y los huesos. En el caso de la rodilla, se usan tratamientos de alivio de dolor y mejora de movilidad, aunque una vez aparece, no es posible hacerla desaparecer por completo. Como tratamiento para reducir la progresión de esta enfermedad, se recomiendan ejercicios complementarios como la natación. 

Guía de ejercicios de rehabilitación más habituales para lesiones de rodilla

Ahora que ya conocemos mejor las lesiones de rodilla más comunes, toca conocer los ejercicios más habituales usados en su tratamiento. Si bien algunos ejercicios son compartidos entre diferentes lesiones, cada lesión puede requerir también ejercicios específicos para abordar sus particularidades. 

Listado de ejercicios más frecuentes en lesiones de rodilla: 

  • Ejercicios de fortalecimiento de cuádriceps: estos buscan fortalecer el muslo para brindar mayor estabilidad y soporte a la rodilla. Lo más común es usar bandas elásticas con secuencias de ejercicios para reforzar la zona.

Lesión: ligamentos, menisco, tendinitis, condromalacia rotuliana, artritis 

  • Ejercicios de fortalecimiento de isquiotibiales: flexiones de rodilla, curl de piernas en máquina o puentes de cadera, suelen ser los ejercicios más habituales para mejorar la fuerza y el equilibrio muscular. 

Lesión: ligamentos, menisco, tendinitis, condromalacia rotuliana, artritis 

  • Ejercicios de rango de movimiento (ROM): su objetivo es recuperar la flexibilidad y movilidad de la rodilla. Consisten en estiramientos suaves y controlados que ayudan a mejorar la amplitud de movimiento de la articulación. En ellos, se pueden incluir flexión y extensión de la rodilla, así como ejercicios de movilización pasiva y activa. 

Lesión: ligamentos, menisco, tendinitis, artritis 

  • Ejercicios de equilibrio: para trabajar la coordinación y estabilidad de la rodilla, es habitual enfocar estas sesiones en ejercicios de una pierna o usar elementos como el fitball o el bosu. 

Lesión: ligamentos, menisco, tendinitis, artritis 

  • Estiramientos de la cadena posterior: estos ejercicios impactan directamente en la espalda baja y los isquiotibiales, y ayudan a reducir la tensión en la rodilla y mejorar la flexibilidad.

Lesión: menisco, ligamentos, condromalacia rotuliana, artritis

 

guía de ejercicios de rehabilitación para lesiones de rodilla

 

  • Cicloergómetro o bicicleta estática: estos ejercicios se focalizan en mejorar la fuerza y movilidad de la rodilla de forma segura y controlada. Se trata de un ejercicio de bajo impacto, más suave que otras disciplinas. 

Lesión: menisco, ligamentos, artritis 

  • Hidroterapia: la natación o los ejercicios realizados dentro del agua son de bajo impacto y ayudan a aliviar la tensión de la rodilla. Además,  permite mantener el sistema cardiovascular activo, sin cargar en exceso la zona. 

Lesión: ligamentos, artritis.

  • Marcha y ejercicios funcionales: es muy habitual recomendar la práctica de caminar, además de motivar la realización de movimientos funcionales, como subir y bajar escaleras. Esto ayuda a mejorar la coordinación y la fuerza del individuo. 

Lesión; menisco, ligamentos 

  • Ejercicios de glúteos y músculos de la cadera: con el objetivo de mejorar la estabilidad de la cadera y la rodilla, reduciendo la carga, se proponen ejercicios como sentadillas con bandas elásticas o balón de pilates, puente de glúteos, etc. 

Lesión: tendinitis 

  • Terapias manuales y técnicas de fisioterapia: los masajes terapéuticos y el uso de ultrasonidos y electroterapia ayuda a aliviar el dolor del paciente y reducir la tensión muscular de la zona. 

Lesión: tendinitis 

  • Ejercicios de estabilización de la rótula: se trabaja la zona a través de ejercicios como contracciones de la rótula, patadas de glúteos o ejercicios con rodillos de espuma. Estos tienen como objetivo  mejorar la alineación y estabilidad de la rótula, de forma que se reduzca el roce sobre el cartílago. 

Lesión: Condromalacia rotuliana 

 


Todos estos ejercicios deben ser marcados y supervisados por un profesional, y adaptados a cada caso particular. 

Como ves, las lesiones de rodilla pueden afectar la vida cotidiana de las personas, pero con una correcta rehabilitación, es posible recuperar su funcionalidad y fuerza. 

Lo más importante es tomar conciencia de las causas más comunes, de esta forma se pueden prevenir la aparición de lesiones en el futuro. 

Si necesitas ayuda, contáctanos para poder realizar una primera consulta contigo y así evaluar el estado de la lesión.