Cómo curar una lesión deportiva con traumatología

cómo curar una lesión deportiva con traumatología

Si eres una persona que disfruta mucho del deporte conocerás los múltiples beneficios que supone tener una vida activa. No obstante, practicar deporte de forma periódica también tiene a veces sus riesgos, y lo más seguro es que hayas sufrido alguna pequeña lesión deportiva, como una pequeña tendinitis. En ocasiones, estas lesiones deportivas pueden requerir atención médica especializada.

En estos casos, el papel de la traumatología deportiva es esencial, sobre todo a la hora de determinar un diagnóstico y proporcionar un tratamiento para las lesiones deportivas adecuado.

En Artrocare contamos con grandes profesionales que pueden proporcionarte un tratamiento personalizado en función de tus circunstancias y la gravedad de tu lesión deportiva.

Por eso en este artículo te explicamos qué es la traumatología deportiva y cómo puede ayudarte a recuperarte de tus lesiones, entendiendo qué tipo de lesiones existen y qué se tiene en cuenta para su diagnóstico.

 

¿Qué es la traumatología deportiva?

Si quieres saber cómo curar una lesión deportiva con traumatología, lo primero es entender en qué consiste esta rama de la medicina.

La traumatología deportiva se enfoca en el estudio y el tratamiento para las lesiones musculoesqueléticas que se producen debido a la práctica deportiva. Los especialistas, como aquellos con los que contamos en nuestra clínica de traumatología, manejan una gran variedad de lesiones que van desde una tendinitis hasta una fractura (más adelante te explicaremos con qué tipos de lesiones se trabaja en la traumatología deportiva).

El objetivo de estos tratamientos es proporcionar atención médica especializada de forma integral para que los pacientes, personas con una vida muy activa, se recuperen con éxito y vuelvan cuanto antes a su rutina.

 

Tipos de lesiones deportivas más comunes

Dependiendo de cuánto deporte practiques o qué tipo de deporte sea, las lesiones deportivas que se generen pueden ser muy diferentes, afectando a diferentes partes del cuerpo de forma muy variada. Algunas de las más comunes son:

  • Lesiones en huesos y articulaciones: estas incluyen las fracturas óseas, las luxaciones o las contusiones articulares. Ocurren sobre todo al practicar deportes de alto impacto o de contacto, y son bastante dolorosas y requieren atención inmediata.
  • Lesiones musculares: incluyendo distensiones, desgarros o simples calambres debido a movimientos bruscos o sobreesfuerzo. También es muy común que se den debido a la falta de un calentamiento adecuado.
  • Lesiones de ligamentos y tendones: algunas lesiones comunes son los esguinces de ligamentos o desgarros de tendones, en especial al practicar deportes que implican movimientos bruscos y repetitivos.

Además, una lesión deportiva también puede ser aguda o crónica. Por un lado, las lesiones agudas ocurren de forma repentina, por ejemplo debido a una caída o movimiento brusco. Mientras que por otro, las lesiones crónicas se desarrollan de forma más gradual, debido a movimientos repetitivos o entrenamientos sin descansos adecuados para la recuperación. Estas últimas son normalmente más dolorosas y pueden limitar tu vida si no se detectan a tiempo o si no se les da un buen tratamiento.

Si quieres saber más, en nuestro blog puedes encontrar información acerca de qué tipo de lesiones deportivas son las más comunes, sus síntomas y factores de riesgo.

 

¿Cómo se diagnostican las lesiones deportivas?

Cualquier lesión deportiva requiere de un diagnóstico profesional para poder determinar un tratamiento individualizado y efectivo. Para ello los traumatólogos deportivos usan diversos métodos para evaluar la lesión. Dentro de estos métodos se incluyen principalmente:

  • Historia clínica y examen físico: lo primero que se hace es una entrevista detallada para conocer a fondo los antecedentes médicos del paciente. Así se entiende por qué ocurrió la lesión, cómo y los síntomas que presenta. Además, se realiza un examen físico para evaluar mejor la zona afectada y otros aspectos como la amplitud de movimiento, la fuerza y la inflamación.
  • Pruebas de imagen: esto implica radiografías, resonancias magnéticas y ecografías, que son útiles para visualizar los daños internos en huesos, tendones y ligamentos.
  • Otras pruebas complementarias: en ocasiones pueden ser necesarias pruebas adicionales como análisis de sangre o pruebas funcionales específicas que permitan evaluar las condiciones de la lesión y confirmar el diagnóstico.

 

¿En qué consiste un tratamiento de traumatología deportiva?

El tratamiento para una lesión deportiva puede variar según diversos factores: el tipo de lesión, la gravedad, y las necesidades del propio paciente. Por eso nosotros apostamos por los tratamientos individualizados que garanticen una recuperación exitosa en cada uno de los casos que se nos presentan.

Dentro de un tratamiento de traumatología deportiva general se pueden incluir las siguientes opciones, siendo la prioridad un tratamiento conservador:

  • Reposo: lo primero que se recomienda ante cualquier lesión deportiva es conservar reposo. De esta forma los tejidos lesionados se pueden recuperar adecuadamente, y para ello el médico puede aconsejar usar dispositivos de protección que inmovilicen la zona, evitando movimientos que puedan dificultar el tratamiento.
  • Fisioterapia: la rehabilitación tiene un papel fundamental, ya que nuestros profesionales diseñan programas específicos y personalizados que incluyan ejercicios de fortalecimiento, estiramientos y flexibilidad en función de la lesión y las circunstancias del paciente.
  • Medicación: en algunos casos, como por ejemplo una tendinitis, la inflamación puede aumentar, por lo que se pueden recetar antiinflamatorios para reducir además el dolor.
  • Otras terapias: existen algunas terapias regenerativas que pueden servir de ayuda en el caso de algunas lesiones crónicas, como las infiltraciones de plasma rico en plaquetas o células madre.
  • Cirugía: en los casos más graves, o también si un tratamiento conservador no resulta del todo efectivo, se opta por la cirugía para reparar tejidos dañados o estabilizar articulaciones lesionadas.

 

En cualquiera de estos casos, el objetivo de un tratamiento es reducir el dolor y restaurar la movilidad, además de prevenir futuras lesiones.

¿Quieres más información acerca de los tratamientos de traumatología deportiva? Puedes leer este post o contacta con nosotros para cualquier consulta.

 

¿Qué hacer para prevenir una lesión deportiva?

Las lesiones deportivas afectan de forma significativa nuestra calidad de vida, por lo que además de contar con un buen tratamiento cuando sufrimos una, intentar prevenirlas sigue siendo el mejor de todos.

Para evitarlas se recomienda tomar una serie de medidas que reduzcan los riesgos en los entrenamientos:

  • Calentamiento: realizar un calentamiento adecuado antes de cada entrenamiento, así como un enfriamiento al finalizar la actividad, ayuda a preparar los músculos y articulaciones para los ejercicios. Lo ideal es que este calentamiento sea específico para la actividad que se va a realizar.
  • Ejercicios de fortalecimiento: los ejercicios específicos para mejorar la fuerza de los músculos también benefician y ayudan a mantener la estabilidad de la articulación. 
  • Técnicas y posturas adecuadas: a la hora de realizar un entrenamiento es imprescindible utilizar las técnicas y posturas adecuadas, para evitar el exceso de tensión en los músculos y huesos, ya que son uno de los mayores factores de riesgo.
  • Descanso: en especial durante la práctica de movimientos repetitivos, es importante que la musculatura descanse y alivie tensiones, sobre todo si se siente fatiga o dolor.

Por otro lado, dependiendo del tipo de deporte que se practique, es aconsejable utilizar protecciones que eviten impactos, especialmente en las articulaciones.

 

Seguimiento médico

Un tratamiento de traumatología deportiva debe incluir un seguimiento médico para comprobar que la recuperación está siendo exitosa. Para ello es necesario realizar consultas regulares en las que el especialista traumatólogo deportivo evalúa la evolución de la lesión y si es necesario realizar ajustes en el tratamiento.

Se trata de una parte crucial ya que a su vez permite detectar de forma temprana las posibles complicaciones y cambios en la condición del paciente, previniendo que la lesión se agrave y que surjan nuevos problemas.

Por otro lado, es importante tener en cuenta que durante este seguimiento, el especialista también garantiza que el programa sea efectivo proporcionando información educativa al paciente, como las medidas preventivas y factores que puedan influir en la recuperación. Además, durante estas sesiones se responden todo tipo de dudas o preocupaciones por parte del paciente.

 

Tratamiento personalizado de traumatología deportiva en Bilbao

Como ya sabrás, sufrir lesiones deportivas cuando se mantiene un nivel de vida bastante activo es muy común, por muy buenos hábitos que se mantengan a la hora de realizar cualquier entrenamiento. En nuestro centro de traumatología deportiva Artrocare queremos que tu tratamiento se adapte a tus circunstancias, y sobre todo, que vaya siempre de la mano de buenos profesionales. 

Para ello creemos que es crucial conocer tu historia y situación, para así proporcionarte un tratamiento individualizado que te funcione y te permita recuperar tu rutina con éxito. Por eso cuando contactes con nosotros es fundamental que nos cuentes todo sobre tu lesión.

Recuerda que un diagnóstico temprano y un tratamiento adecuado en manos de expertos son la clave para volver a la actividad. Puedes pedir cita aquí.

Olvídate de las listas de espera interminables, en Artrocare ponemos a tu disposición los mejores especialistas y medios para lograr el mejor resultado y así convertirnos en tus traumatólogos deportivos de confianza para alcanzar tus metas.

 

cómo curar una lesión deportiva